jueves, 23 de agosto de 2012

INSTITUTO NACIONAL DE ENFERMEDADES NEOPLASICAS DEL PERU INEN

INSTITUTO NACIONAL DE ENFERMEDADES NEOPLASICAS

El Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas “Dr. Eduardo Cáceres Graziani” es una institución especializada en la detección, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las personas afectadas por enfermedades tumorales o neoplásicas. La actual directora general es la Dra. Tatiana Vidaurre Rojas, quien continúa impulsando a la institución hacia lugares de privilegio en el campo de la oncología nacional, regional y mundial.

1930: CÁNCER = MUERTE

La historia de esta prestigiosa institución se remonta hacia el 11 de mayo de 1939, cuando se promulgó la Ley Nº 8892 que estableció la creación del “Instituto Nacional del Cáncer”, cuyas actividades primigenias se orientaron a la prevención y asistencia social anticancerosa; asistencia especializada en sus consultorios externos y de hospitalización, y como centro de estudios y enseñanza superior universitaria sobre cáncer. Por aquellos días los destinos del país eran conducidos por el general Oscar R. Benavides, mientras que en el Ministerio de Salud y Provisión Social se encontraba el reconocido Dr. Guillermo Almenara Irigoyen.

El 13 de mayo de 1939, la salud pública peruana dio un gran salto en su desarrollo. En medio de un clima de entusiasmo y esperanza por parte de miles de personas afectadas por el cáncer, se colocó la primera piedra de un hospital dedicado exclusivamente a la cura de dicha enfermedad. Esta sede se ubicó en la céntrica Av. Alfonso Ugarte Nº 825, en el Cercado de Lima (hoy funciona ahí el Hospital San Bartolomé).

Posteriormente, el 4 de diciembre de ese mismo año, fue inaugurado de manera oficial, iniciándose de este modo la construcción del camino de la ciencia oncológica en el Perú.

1950: PRIMER RESIDENTADO MÉDICO

En aquellas épocas la palabra cáncer tenía una connotación muy apocalíptica, ya que generalmente los casos que se presentaban eran muy avanzados y los recursos eran muy limitados. De ese modo, poco se podía hacer para revertir tal panorama epidemiológico. Fue en ese contexto que el 1º de enero de 1952 se le asignó el nombre de “Instituto de Radioterapia”, que en ese entonces era la modalidad terapéutica con la cual se obtenían buenos resultados.

Debido al avance del conocimiento científico y los logros obtenidos por los primeros oncólogos peruanos, el 19 de mayo de 1952 se promulgó un Decreto Supremo mediante el cual se convierte a este nosocomio en “Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas” cuyas siglas fueron: INEN. Ese mismo año, asumió la Dirección el Dr, Eduardo Cáceres Graziani quien, junto con otros célebres galenos estuvo a cargo del proceso de reorganización orientado hacia la modernidad y la innovación científica permanente.

Con una estructura orgánica de vanguardia para esos tiempos, los destacados profesionales de la medicina oncológica lograron hacer de esta institución un establecimiento asistencial especializado, dinámico y eficiente, mística que hasta ahora se mantiene.

Una de las primeras acciones de reingeniería fue implementar el Residentado Médico, iniciándose en el país un sistema pionero de formación en especialidades oncológicas y entrenamiento en post – grado.

Los egresados de la Escuela de Medicina postulaban para una de las plazas de Residente, pasando por una rigurosa selección que consistía en una prueba escrita y entrevista personal e, inclusive, se requerían dos cartas de presentación. Se implementó un sistema de selección piramidal por el que solo continuaban los mejores.

1960: AUMENTA LA DEMANDA ASISTENCIAL

En el año 1960, la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció la eficiente labor docente de los oncólogos peruanos, razón por la cual incluyó al INEN en su programa educacional como institución elegible para el entrenamiento en la especialidad de cancerología.

Asimismo, se organizaron los servicios creando departamentos y unidades encargados de las diferentes patologías neoplásicas de acuerdo a las regiones anatómicas. Para tal efecto, fue convocado un grupo selecto de profesionales que se encargó de la organización y puesta en marcha de las unidades concebidas por la administración.

El trabajo médico asistencial y las actividades de investigación tuvieron como principal soporte a las Historias Clínicas, que desde ese momento fueron conservadas en archivos específicos, adoptando un modelo propio para el registro de notas e informes de los profesionales de la salud.

Esto sirvió posteriormente de gran ayuda para la elaboración del primer Registro de Cáncer en Lima Metropolitana que, a su vez, se constituyó en herramienta indispensable para la investigación del cáncer en el país.

Desde sus inicios el INEN ha tenido -y tiene- entre sus principios desarrollar sus competencias manteniendo los niveles de vanguardia en lo que a avances científicos y tecnológicos se refiere. Así tenemos que fue la primera institución en adquirir una Bomba de Cobalto para los procedimientos de radioterapia, ingresando a la era de la terapia con menor voltaje. Esta adquisición obligó a construir un ambiente adecuado en el sótano de la antigua sede.

Siempre con la perspectiva de innovación vanguardista, se marcó un nuevo hito en la medicina nacional con la instalación del primer acelerador lineal en Sudamérica. El mismo que fue instalado adaptando un ala del primer piso.

En virtud de los desafíos como ente rector en la lucha contra el cáncer en el país y de las competencias en el campo docente, en 1965 se firmaron convenios con las universidades Cayetano Heredia, Mayor de San Marcos y Federico Villarreal con el objeto de desarrollar actividades educacionales y de entrenamiento en Pre y Post Grado dentro de las instalaciones del INEN.

Según las estadísticas institucionales, los factores demográficos y de carácter epidemiológico ocasionaron un incrementó del 70 por ciento en las atenciones durante el período 1980-1987.

Ello produjo que su capacidad asistencial sea rebasada y obligó a muchas reformas en su infraestructura. Esta preocupante realidad obligó a ampliar los consultorios y a cerrar el Pabellón de Enfermeras Internas adaptándolos para Consultorio de Admisiones.

La Biblioteca de Historias Clínicas fue ampliada y el Laboratorio fue trasladado al 4' piso, donde originalmente estaba el Dormitorio de Enfermeras. La Sala de Operaciones que estaba ubicada en el 5' piso fue reubicada en un ambiente exclusivo en el 2' piso.

Además, se tuvo que construir un Pabellón Dormitorio para los médicos residentes porque hasta ese entonces era una práctica frecuente que tales profesionales vivieran en el hospital. Por otro lado, en el ambiente de lo que fue el Comedor se construyó el Pabellón de Pediatría y el Comedor fue trasladado al primer piso.

1980: SALTO A LA MODERNIDAD

Ante tal situación que también podría tener un impacto negativo en la salud pública, se consideró necesario acudir en busca de apoyo ante las organizaciones filantrópicas. Por ese entonces, la Fundación Peruana del Cáncer gestionó la donación de un terreno ubicado en la Av. Angamos correspondiente a la jurisdicción del distrito de Surquillo, donde posteriormente se construyó la actual sede del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas.

La magnitud del proyecto sobrepasó los costos estimados en el presupuesto inicial elaborado por la Fundación, ante lo cual se optó por gestionar la financiación por parte del gobierno central, que en ese tiempo estaba encabezado por el presidente Fernando Belaunde Terry. Dada su condición como primer mandatario y por su formación como arquitecto aprobó la iniciativa; luego se constituyó un Comité Hospitalario que se encargó de supervisar cada gasto y los avances de la obra.

El presidente Belaunde Terry visitó el hospital que estaba próximo a inaugurarse y se entrevistó con el Dr. Eduardo Cáceres. Cuentan los testigos de ese diálogo, que el jefe de Estado preguntó: “Cuánto cuesta este hospital para los pobres", a lo que Cáceres Graziani respondió: "Bastante menos que un avión Mirage, señor Presidente".

Cabe mencionar, que el Dr. Eduardo Cáceres Graziani dejó el cargo de director del instituto en el mes de mayo de 1985, luego de 33 años de fructífera labor y plena dedicación profesional.

El 19 de noviembre de 1985, mediante Decreto Supremo Nº 057-85-SA el INEN asume la condición de instituto especializado y desconcentrado del Ministerio de Salud con autonomía técnica y administrativa, encargado de formular, normar y asesorar el desarrollo de la política de salud, en el campo de las enfermedades oncológicas.

Fue durante la primera gestión gubernamental del Dr. Alan García Pérez que se terminó de construir la actual infraestructura, cuya inauguración se efectuó el 23 de enero de 1988. Desde esa fecha continúa desarrollando un gran trabajo científico y asistencial aplicando nuevas tecnologías respecto al manejo del cáncer. Ese año dirigía el instituto el Dr. Luis Pinillos Ashton, quien también llegó a ser ministro de Salud en el régimen del Dr. García Pérez.

1990: PRIMER REGISTRO DEL CÁNCER

El 20 de agosto de1992 se publica en el Diario Oficial El Peruano el Decreto Supremo Nº 002-92-SA mediante el cual se aprueba el Reglamento de Organización y Funciones y el cambio del nombre de diversos organismos del MINSA, entre ellos el INEN. El 9 de octubre de ese mismo año, se ratifica la denominación como Instituto de Enfermedades Neoplásicas quitándole la palabra “Nacional” de su nombre original pero con las mismas siglas de “INEN”.

En el año 1998 los investigadores de este instituto dieron los primeros pasos hacia la construcción de un Registro del Cáncer para Lima Metropolitana. Ese año publicó un riguroso estudio elaborado desde el Centro de Investigación en Cáncer “Maes Heller” del INEN. Este material es de consulta obligatoria para quienes desarrollan investigaciones sobre la situación del cáncer en el país.

SIGLO XXI: EL CÁNCER SE PUEDE CURAR

Al ingresar al siglo XXI muchos mitos y leyendas respecto al mundo y a la vida misma fueron cayendo. Y ese mismo fenómeno afectó a los conceptos respecto al cáncer. El conocimiento científico cada día ganó mayor preponderancia.

2000: NUEVA PERSPECTIVA EN LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER

A partir del año 2000, en homenaje a su destacada labor en beneficio de la profesionalización de los oncólogos peruanos, este instituto lleva oficialmente el nombre de su fundador: Dr. Eduardo Cáceres Graziani.

Desde febrero del año 2002, gracias a la eficiente gestión hospitalaria liderada el destacado científico Dr. Carlos Vallejos Sologuren, el INEN ha consolidado una línea de desarrollo institucional que se caracteriza por la permanente innovación de su equipamiento médico y el elevado nivel profesional de su personal. Con esa visión, se ha reimpulsado el campo de la docencia e investigación oncológica y se está conduciendo exitosamente el proceso de descentralización de los servicios oncológicos.

PROMOCIÓN DE LA SALUD

En el siglo actual surgieron nuevos conceptos acerca de la prevención del cáncer, estableciendo que la promoción de la salud, el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno son las armas fundamentales para el control de esta enfermedad.

Las estrategias de promoción de la salud se efectúan a través de la educación y el fomento de estilos de vida saludable, dada la efectividad de su impacto sobre los factores determinantes de la enfermedad, anticipándose a la aparición de riesgos en la población a fin de evitar el incremento de enfermedades neoplásicas.

De acuerdo a las estadísticas de este instituto, el 80% de neoplasias malignas son diagnosticadas en estadios avanzados; pero es importante conocer que el 75% de estas pueden ser prevenidas y detectadas a tiempo. Con esta innovadora perspectiva, en marzo del 2002 fue creado el Programa de Promoción de la Salud y Control del Cáncer, con los objetivos de crear en la población una cultura de la salud orientada a promover el auto cuidado y la disminución de riesgos y daños oncológicos originados por estilos de vida inadecuados.

Posteriormente, el 15 de mayo del 2003 se implementa el Departamento de Promoción de la Salud y Control del Cáncer de acuerdo al ROF del INEN (R.M. Nº 485-2003-SA/DM). La existencia de esta área se sustentó en contribuir a la reducción de la incidencia y mortalidad por cáncer en nuestro país.

Desde su creación, el Dr. Luis Pinillos Ashton lidera esta nueva estrategia de lucha contra el cáncer, conduciéndolo hacia un rol protagónico dentro de la gestión institucional, con actividades intra y extra murales de acercamiento a la población.

DESCENTRALIZACION DE SERVICIOS ONCOLÓGICOS

El proceso de descentralización liderado por INEN a partir del año 2002 significa llevar atención especializada a pobladores que viven en las zonas más alejadas del país, marcando así una nueva etapa en la historia de esta institución y en las perspectivas y estrategias de lucha contra el cáncer.

Esto es una grata realidad, ya que existen diversos hospitales del país que ahora cuentan con Unidades o Departamentos de Oncología. Paralelamente, se tiene proyectado culminar con la construcción del Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas de la Macro Región Sur en la ciudad de Arequipa y se espera que ocurra lo mismo con el Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas de la Macro Región Norte en Trujillo. Asimismo, se ha proyectado ejecutar la construcción de un similar establecimiento para la Macro Región Oriente cuya sede sería el Hospital Regional de Iquitos.

INSTITUTO ESPECIALIZADO

Dentro del proceso de modernización de las entidades publicas, este nosocomio tuvo que adecuar su estructura orgánica en forma paralela a los avances y nuevos conceptos de gestión hospitalaria. Con esa visión, su Reglamento de Organización y Funciones fue aprobado por la Resolución Ministerial Nº 483-2003-SA/DM, del 8 de mayo del 2003 y asumiendo la categoría de Instituto Especializado de Enfermedades Neoplásicas, como órgano desconcentrado del MINSA.

SEMANA PERU CONTRA EL CÁNCER

Entre las prioridades establecidas por la presente gestión para enfrentar al cáncer se ha establecido el desarrollo de acciones y estrategias de prevención en la población, proponiendo estilos de vida saludables a fin de evitar que esta enfermedad avance y afecte a más compatriotas. En ese contexto, desde el 2003 se celebra la Semana Perú Contra el Cáncer, en la tercera semana de octubre de cada año, con el propósito de crear conciencia en la población hacia una cultura de prevención.

OCT. 2004

OCT. 2005

OCT. 2006

PRIMER PREVENTORIO

También se ha impulsado una nueva etapa en la salud pública nacional con la implementación del primer Preventorio Contra el Cáncer, que funciona desde el año 2004 en el Hospital Nacional Daniel Alcides Carrión del Callao y es considerado como un modelo de atención asistencial revolucionario, ya que en esos establecimientos se atienden solamente a personas aparentemente sanas, lo que representa la mejor estrategia de prevención contra las enfermedades.

PREMIOS A LA GESTIÓN

Como constancia de los permanentes avances institucionales y su cada vez mayor prestigio que ha traspasado las fronteras nacionales, en junio del 2005 obtuvo la distinción “Honor al Mérito” en el Premio de Buenas Prácticas Gubernamentales, por la creación un sistema informático para el Departamento de Radiología diseñado por sus propios profesionales.

En agosto del 2005, la eficiente administración hospitalaria recibió el reconocimiento de otros establecimientos asistenciales del MINSA. Tal como quedó demostrado al obtener el primer puesto en el Primer Concurso Anual “Hospital Cayetano Heredia” organizado por el nosocomio del mismo nombre.

INSTITUTO NACIONAL

De otro lado, el 5 de julio del 2005 se promulgó la Ley Nº 28570, donde se establece, con una norma de mayor jerarquía, que la institución mantenga la denominación oficial de “Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas” (INEN) con el nombre de: “Dr. Eduardo Cáceres Graziani”.

BANCO DE TEJIDOS TUMORALES

Siguiendo con la política de innovación científica y tecnológica, en agosto del 2005 se implementó el Primer Banco de Tejidos Tumorales en el país con el fin de incentivar la investigación molecular de distintas neoplasias.

PRIMERA CÁTEDRA DE ONCOLOGÍA EN PRE GRADO

Con el propósito de innovar la formación de los profesionales de la salud, ese mismo mes el INEN suscribió un convenio con la Universidad Federico Villarreal mediante el cual los estudiantes de carreras de la salud recibirán entrenamiento en la especialidad de oncología como parte de su formación profesional en pre grado.

LABORATORIO DE ENSAYOS CLÍNICOS

A fines del 2005 se implementó un moderno Laboratorio de Ensayos Clínicos con el objetivo de integrar los esfuerzos de investigación en cáncer que se realiza dentro del nosocomio.

EN LA ERA DIGITAL

El año 2006, la revolución tecnológica basada en los avances de la informática ha tenido un gran impacto en los procedimientos administrativos y asistenciales. Tanto es así que ahora se habla de la “era digital”. El INEN ya ingresó a esta nueva fase del conocimiento humano, y se ha constituido en pionero -a nivel de establecimientos de salud del MINSA- en utilizar dicha tecnología, con la digitalización de sus Historias Clínicas y adquiriendo un equipo de laparoscopía digital que realiza hasta tres operaciones simultáneas.

INSCRIPCIÓN EN REGISTROS PÚBLICOS

Un hecho de peculiar importancia histórica es la inscripción de la propiedad física en los Registros Públicos de Lima (título Nº 2006-00113368), cuyo certificado fue otorgado el 6 de abril del 2006, con el cual el instituto logra su incorporación oficial en el índice de propietarios de Registros Públicos, reconociéndole todos sus derechos dentro de la Propiedad Inmueble.

PREVENCIÓN Y COMUNICACIÓN: NUEVO ENFOQUE

Teniendo en cuenta la importancia que tiene la difusión del conocimiento especializado hacia la población, enfatizando especialmente en conceptos sobre la prevención del cáncer y la promoción de estilos de vida saludables, en abril de este año se creó el primer programa radial especializado en prevención del cáncer denominado “Preventorio Radial”, que se transmite en alianza estratégica con Radio Libertad (820 AM).

En realidad la inclusión del componente comunicacional como herramienta básica en las estrategias de prevención ocurre en abril del 2004, cuando se inicia la implementación de una Oficina de Comunicaciones, dedicada a la difusión masiva de las actividades asistenciales del INEN, llevando el conocimiento especializado a la población.

ORGANISMO PÚBLICO DESCENTRALIZADO

El 30 de mayo, el Congreso de la República promulgó la Ley Nº 28748, que da la condición de Organismo Público Descentralizado del sector Salud, otorgándole personería jurídica propia así como autonomía administrativa, presupuestal, financiera y normativa.

Todos estos grandes avances han sido realizados en un establecimiento con capacidad para 350 camas que atiende una de las enfermedades crónicas con más demanda de cuidados médicos y de hospitalización.

Otro aspecto importante es el nivel alcanzado en los diferentes aspectos del trabajo asistencial, ya sea en el diagnóstico como en las diferentes modalidades de tratamiento, cuyos estándares son comparables con los mejores centros especializados del mundo.

En el campo de la docencia, el INEN ha formado a unos setecientos especialistas en oncología que se encuentran laborando en diversos establecimientos asistenciales del país y del extranjero.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DEL NOMBRE DEL INEN

Instituto del Cancer (Fundación) 1939

Instituto de Radioterapia 1952

Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas 1945

Instituto de Enfermedades Neoplásicas 1992

Instituto Especializado de Enfermedades Neoplásicas

“Dr. Eduardo Cáceres Graziani” 2000

Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas

“Dr. Eduardo Cáceres Graziani” 2005

Es infinita la lista de personas que colaboraron en la evolución, puesta en marcha y desarrollo del INEN. En nuestra historia, han quedado perennizados los nombres de diversas personalidades que dieron lo mejor de su esfuerzo para que el INEN alcance niveles de vanguardia y reconocimientos a nivel nacional y en el extranjero. Así podemos mencionar a la Dra. Teresa Pasco, primera jefa del Servicio de Pediatría; y a las señoras: Pamela de Orlandini, Frida Heller e Isabel Ferreyros de Miro-Quesada, entre otras.

La Dra. Tatiana Vidaurre Rojas es la actual responsable de la gestión del INEN. Desde su creación, cada una de las autoridades ha conducido el destino institucional con la preocupación de hacer más grande a este nosocomio.